Carrot Cake (Tarta de Zanahoria)

Mi tarta preferida. De todas todas. Me encanta la tarta de zanahoria. Como a mucha gente, la idea de una tarta de algo que asociaba con lo salado me repelía. ¡Eso era una aberración! ¡Pero a quién se le ocurre hacer eso, por Tutatis! Las tartas son de chocolate... o manzana. Pero ¿zanahoria? ¡¡¡jamás!!!

Hasta que la probé... eso fue amor al primer mordisco. Es dulce, muy dulce. Y lleva canela, y es esponjosa.. y ese sabor de la zanahoria pero que no es la zanahoria de las albóndigas... cómo explicarlo. Lo mejor. Desbancó a la tarta de chocolate y a la de manzana en un pis-pás. 

Para desayunar, de postre, merienda... ¡a todas horas! Con mi taza de "Las Chicas Gilmore" ^-^


Esta receta de Carrot Cake es de las mejores del mundo mundial. Está sacada del libro de cocina de Better Homes and Gardens, uno de los mejores libros de cocina en mi opinión, sobre todo en pasteles, bizcochos, muffins y demás. También está en su web, y es prácticamente la misma. A esta tarta le ponen el apelativo de Best ever (lo mejor de lo mejor, más o menos). Y se lo merece. Está tremenda, en serio. Eso sí, sólo con mirarla ya empiezas a engordar, porque es una bomba. Pero merece cada una de las calorías que vais a ingerir. ¡Ya me diréis!

Esta tarta aguanta hasta 3 días en la nevera.

Para el bizcocho:

  • 4 huevos, ligeramente batidos
  • 2 tazas de harina (normal, no de repostería)
  • 2 tazas de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1 cucharadita de canela molida (opcional, pero recomendable 100%)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  •  3 tazas de zanahoria rallada (peladas previamente, son unas 6 zanahorias más o menos)
  • 3/4 de taza de aceite vegetal (yo uso de oliva suave, de 0,4º)
Los huevos deben estar a temperatura ambiente, sacarlos una media hora antes de empezar. Aprovechar para ir rallando las zanahorias.

Rallando la zanahoria y el bizcocho justo antes de meterlo en el horno.

Engrasar dos moldes redondos de bizcocho, y pre-calentar el horno a 180ºC. En un cuenco grande mezclar la harina, el azúcar, levadura, canela, sal y bicarbonato.

En otro bol, mezclar los huevos, las zanahorias y el aceite. Añadir esta mezcla a la de harina, y mezclar hasta que esté homogéneo. Repartir la mezcla entre los dos moldes, y meter en el horno durante 35 o 40 minutos (hasta que, si metemos un palillo de madera, este salga limpio). Enfriar sin desmoldar 10 minutos sobre una rejilla, y desmoldar. Dejar enfriar completamente en la rejilla.

Para la cobertura de crema de queso:

  • 1 paquete de 225 gr de queso Philadelphia a temperatura ambiente (normal, no light, ojo que aquí las calorías son de verdad, no a medias)
  • 1/2 taza de mantequilla (unos 120 gr.) ablandada (sacar media hora antes)
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 6 tazas de azúcar glas
En un bol grande, con una batidora de varillas, batir el queso crema, la mantequilla y la vainilla a velocidad media hasta que quede esponjoso. Poco a poco ir añadiendo el azúcar glas, hasta que adquiera la consistencia que queremos (para que nos resulte fácil cubrir el pastel).

No le hacen justicia... está muchísimo más rico de lo que parece! Los puntitos negros son de la pasta de vainilla. Mmmm.

Para montar el pastel, cubrir la parte superior de uno de los bizcochos con la crema, y colocar el otro encima. Cubrir los laterales y la parte de arriba homogéneamente y ¡a disfrutar!

Si os gusta, se pueden añadir nueces, nueces pacanas o avellanas. También hay quien le añade pasas. Para mí está tremenda así sin más, aunque las pacanas le dan un toque muy rico.
MyFreeCopyright.com Registered & Protected