Tokyo Día VII

Miércoles, 8 Julio 2009.

El miércoles nos fuimos de excursión a Enoshima y Kamakura.

Enoshima está en la zona de Kamakura, pero es famosa por una pequeña isla (1 Km de diámetro) que alberga bastantes templos, un jardín botánico y unas cuevas. Nos encantó. Los templos, aunque no vimos una estatua famosa de la diosa Benten desnuda, están muy bien. Los hay tanto budistas como sintoístas. La isla en sí es preciosa, y ver el mar siempre me anima, así que acabamos muy contentos.
Foto de la isla desde abajo (la cantidad de escaleras que subimos y bajamos...)



Lo que se ve es la calle principal, llena de tiendas con souvenirs, algunos incluso surferos, y restaurantes.
Llegamos pronto y no estaba muy animado, porque encima era entre semana, y el tiempo no es que fuera muy bueno... casi salimos volando del viento que había, jeje. Pero luego, cuando nosotros ya nos marchábamos, sobre las 13, empezaba a venir bastante más gente.
La verdad es que esta circunstancia nos vino muy bien, porque pudimos disfrutar de toda la isla tranquilamente, sin las aglomeraciones que creo que suelen producirse, porque al principio éramos unos 20 visitantes (a ojo de buen cubero, eh) en toda la isla, y encima dispersos.


Foto de un arco tori, que daba acceso a un templo. Nótese que ya hemos subido algunas escaleras... lo que no se nota es que casi me muero en el intento!!! :D

Respecto a las escaleras, hay tres tramos que tienen escaleras mecánicas, por una pequeña tarifa, claro. Por unos 350 yens pagas un "bono" para las 3, pero no merece la pena. Porque lo peor está luego...

Foto de una de las fuentes a la entrada de otro templo para lavarse (purificarse). Me encanta. La de dragones que hay en la isla!


Otra cosa que abunda mucho en esta zona, pero sobre todo en la isla, y que nos llamó mucho la atención (además de los omnipresentes cuervos) son ¡halcones! Siempre que los había visto había sido o de lejos (lo típico, es una paloma, no un avión, no supermán... a no, es un halcón o milano... esas cosas que pasan) o en el zoo, faunia o similares.
Pues es una gozada. Les ves súper cerca, planeando, aterrizando, llevándose tu comida (al menos hay carteles que te dicen que tengas cuidado, pero no nos pasó personalmente). Y son preciosos.

Foto de otro templillo de la isla. Habréis notado que una de las cosas que abundan en Japón son los templos. Es un país muy espiritual, y me llama mucho la atención la facilidad que tiene para convivir con las dos religiones, que van de la mano (aunque expertos en la materia me dirían que el sintoísmo no es una religión per se, pero bueno).
Abajo, foto de uno de los halcones de la isla. ¡Qué guapo!

Este concretamente estaba en un árbol que hay en un parquecillo que tiene un mirador al mar, y en el que puedes notar lo alto que has subido ya. El mar estaba precioso, porque encima estaba bastante picadito, y había olas y demás.
Esta foto me encanta. No sé si se ve bien el gato, tan feliz ahí tumbado debajo del guardián.
Creo que por aquí es por donde se llegaba a la estatua famosa de Benten desnuda, pero como no seguimos por ahí, pues no la vimos.
Por cierto, también hay bastantes gatos. Y algunos muy pero que muy bien alimentados... Vimos a uno que estaba... tremendo!

Para que os hagáis una idea de cómo es la isla. Por aquí había una piedra con forma de caparazón de tortuga (más o menos, pero sí que tenía como las marcas de un caparazón) en la que habita un kami.
Otro dragón, guardando la puerta. Y yo, pues tan contenta!

Otro sitio en el que se esconde un dragón es en las cuevas que hay en la isla. Se pueden visitar, cuestan 500 yens por persona, y a nosotros nos encantaron. Claro, que estábamos sólos, menos en la primera que había una pareja delante nuestro. Me imagino que en otras circunstancias y con mucha gente no es lo mismo.
Hay dos cuevas principales. En la primera (de la que es la foto de abajo) hay muchas estatuas de budas, bodhisatvas, fundadores de escuelas budistas y demás. De hecho, la pareja delante nuestro estaba rezándoles. Mola, porque hay una parte en la que antes de pasar hay dos señores con una mesita que te dan una vela. Auque no sirve de mucho PORQUE NO SE VE NADA, pero algo ayuda. Y el techo está súper bajo, así que hubo partes en las que tuvimos que pasar agachados.

Pues, como iba diciendo, que luego me descentro, hay dos cuevas. En la seguna es donde está el pobre dragón. Y digo pobre porque le han puesto pintura flourescente por todas partes, y flashes, y sonidos de tormenta y rugidos... Creo que él solito, con una buena iluminación, impresionaría más.
Pero nos mereció la pena visitar las cuevas.
Por cierto, de camino a las cuevas pasas por una pasarela de madera que está muy bien, con unas vistas impresionantes, porque estás casi a nivel del mar, PERO en la que hay unos BICHARDOS enormes y que no había visto en mi vida que impresionan. Y más cuando ves que, en las pocas partes del camino que tienen techo, están enganchados boca abajo cual Spiderman. Pero la verdad es que salen corriendo cuando se acerca gente, y (creo) en las cuevas no hay (digo creo porque como no se ve un pimiento, no lo puedo jurar)
Lo que sí dedujimos es que deben ser de la fauna local, porque tenían cartel y todo (foto)

Foto de la pasarela de madera. Mirar qué bonito el mar. La verdad es que me quedó bien (;P)
Otra, que estábamos en racha. Se nota que nos encanta el mar, eh?
Bueno, y ahora, después de subir todas las escaleras que habíamos bajado, y bajar las subidas, a Kamakura!
Por cierto, respecto a Enoshima, tiene un aire bastante surfero.hippie. Está lleno de tiendas hippies y de surf. De hecho, vimos algunos windsurfistas y surfisas por ahí (aunque los pobres surfistas debían estar viéndolas venir, porque las olas no es que fueran muy grandes...)
El tranvía que conecta Kamakura y Enoshima también está muy bien, porque parte del camino lo hace paralelo a la costa, así que son vistas inmejorables.
La primera parada la hicimos para ver el gran Buda sentado, el Daibutsu. Abajo foto de la entrada al templo. Se puede ver la cabeza del buda al fondo.

Y ahora, foto de un poco más cerca, con la gente, para que os hagáis una idea del tamaño.

Y la siguiente, más de cerca (tengo hasta primeros planos, pero no lo he subido porque me parecía pasarme ^^)

Luego, cerca del Daibutsu, está un templo dedicado a Kannon, en el que hay una estatua de la susodicha de unos 9 metros de alto. Foto de la entrada al templo.
No pasamos a verla, así que no os puedo poner fotos de la estatua. Pero está claro que en esta zona hacen las cosas a lo grande!

Ya en Kamakura ciudad. Foto para que os hagáis una idea de lo diferente que es de Tokyo.
Kamakura fué capital del primer shogunato de Japón. Minamoto No Yoritomo la trasladó desde Heian Kyo, la actual Kyoto, establecidendo el primer gobierno militar en la historia de Japón (Bakufu) y, por tanto, el primer shogunato. Está llena de templos, porque en aquella época la religión estaba muy unida a los centro de poder.
Esta casa me encantó, no es que sea famosa ni nada. ¿A que es mona?

Y ya, de vuelta para Tokyo.

Nos ha encantado Enoshima! Y Kamakura también está muy bien, que conste. Lo que pasa es que la isla nos ha conquistado.

Hasta pronto!!
MyFreeCopyright.com Registered & Protected