Tokyo Día VI

Martes, 7 Julio 2009.

El martes fuimos a Ueno. Es un parque bastante grande en el que se concentran varios museos, entre ellos el Museo Nacional de Tokyo.

El primer sitio que visitamos fué el Museo Nacional de Ciencias. Ya sé que es el tercer museo "científico" que visitamos, pero este es de los "clásicos". Y no veáis qué colección de fósiles y minerales tienen. Para más info y fotos de esto, mi otro blog.
El museo está muy pero que muy bien. Salimos muy contentos.
Está dividido en dos zonas. Una general y otra de Japón.
La zona general tiene zonas dedicadas a la biodiversidad, con animales y plantas (disecados) de todo tipo. Zonas en las que se explica el origen de la vida y la evolución, con minerales, rocas y fósiles. Y en la azotea tienen un jardín de hierbas (foto debajo) y otro con sombrillas de colores. Muy mono, pero con el calor que hacía, corrimos para entrar al resguardo del aire acondicionado del museo.


 A continuación, una foto de los dientes de un Cacharodón Megalodón. La pena es no tener escala, pero los más grandes son como una manzana. Más o menos.

Ya en la zona dedicada a Japón, tienen salas con la evolución de la población de las islas japonesas. Cómo vivían, qué comían, la influencia de la entrada del arroz y unos dioramas con "maquetas" muy chulos, en el que representaban 4 de las épocas principales.
Notaréis que he puesto comillas en la palabra maquetas. Os explico por qué. Tengo la absoluta certeza de que eso eran personas. O bien muy bien pagadas, porque no movían ni un músculo (y estuve un rato mirando fijamente a uno), o no sé, porque os juro que tenían hasta la pelusa de la piel de la cara. Y las venas, y hasta los poros. Porque estaban detrás de una vitrina, que si no les hubiera acabado tocando, porque parecían personas de verdad. Foto de muestra, aunque se ve un poco mal...
También tienen una parte de la geología de Japón, cómo se formó y las rocas principales de su corteza, y otra con la fauna y flora de Japón. Reconozco que no sabía que tienen osos, y grandecitos. A la salida del museo hay una maqueta enorme de una ballena. Foto.

Ahora sí, al Museo Nacional de Tokyo. 500 yens la entrada (450 con descuento del Grutt Pass), pero merece la pena. Escultura antigua (budismo...), ukiyo-e, katanas, kimonos, emakis (rollos de pergamino largos), biombos, armaduras de samuraís, letras con sellos de personajes históricos. No defrauda, es todo lo que se puede esperar de un museo nacional. Tiene edificios adjuntos, como uno de antigüedades asiáticas (China, Corea, India, Egipto...) pero estaba cerrado por reformas. Así que nos quedamos sin verlo. Abajo foto de la entrada del edificio principal.

A la salida, como ya no íbamos a ver más museos (están también el Museo de Arte Metropolitano de Tokyo, el Museo Sitamachi y el Museo de Arte Occidental) fuimos a dar un paseo por el parque, a conocerlo y a visitar alguno de los varios templos que tiene. Como todo Tokyo, está lleno de cuervos (me encantan). Os pongo una foto de una pandi comiendo algo (prefiero no saber el qué).

Uno de los templos que vimos, sintoísta, es Hanazoni-Inari. Me encantó, como todos los templos sintoístas que estamos viendo. Estoy por hacerme sintoísta ;P

El siguiente templo fué Kiyomizu Kannon-do, esta vez budista. Foto desde abajo, porque tiene unas escaleras de subida desde el parque. Está dedicado a la diosa Senju Kannon (Kannon de los mil brazos), de la que hay una estatua pequeña que sacan sólamente en febrero. Pero el templo es más popular por una diosa de segundo rango, Kosodate Kannon, el Bodhisattva encargada de la concepción. Las mujeres embarazadas dejan muñecas en el altar a lo largo del año, que se acaban quemando en una ceremonia el 25 de Septiembre.


Otro templo famoso es el de Benten-do. Dedicando a la diosa de la buena suerte, el agua y la música (enter otras cosas) Benten. Está en una isla en el estanque de Shinobazu, a la que se puede llegar andando por puentes o bien en una de las barcas (de remos o pedales) que alquilan.
Otra de las cosas para ver en la zona del parque es un mercado que hay bajo las vías del tren. Vimos muy pocos turistas, y puedes comprar ropa, comida (verduras y percado sobre todo), calzado, bolsos y mochilas... Está muy bien, y puedes encontrar buenos precios.

Fin de la jornada turística! Hasta pronto!
MyFreeCopyright.com Registered & Protected