Tokyo, Día IV

Domingo, 5 Julio 2009

Buenas de nuevo!
El domingo fuimos a Harayuku, otro de mis barrios preferidos. Muchísima gente comprando por todas partes, chicas vestidas de todas las maneras imaginables, ropa chulúsima, un templo precioso con mercadillo incluido... Foto de Harayuku debajo.

Obsérvese que hay Accesorize. Y un poco más adelante, Zara y H&M, pero no son tiendas comunes (Zara un poco más, pero no mucho).



Lo que os decía, que me ha encantado Harayuku. Es un buen sitio para coger ideas de qué ponerse, y también de qué NO ponerse, porque el sentido de la estética de algunas de las japonesas es, cuando menos, peculiar. Desde mi punto de vista, claro.

El templo que visitamos se llama Togo-jinja. Es un templo sintoísta. Los domingos celebran un mercadillo (flea market) en los recintos del templo. Está bien, hay muchas antiguedades, o por lo menos lo parecen.

Dió la casualidad de que pudimos asisitir a dos bodas, una recién acabada, y otra el comienzo. Me impresionó muchísimo. Cómo van los monjes en procesión, con los novios detrás, las flautas y el taiko (tambor grande japonés)... es una experiencia inolvidable, que tuvimos la suerte de vivir.

Luego, después de una crêpe con helado y nata montada (que creo que son bastante populares aquí) para reponer fuerzas, seguimos por Harayuku, y pasamos por los grandes almacenes Laforet. Lo dicho, marcando tendencias. Las tiendas son geniales, las había con ropa preciosa, en plan campiña francesa, o estilo romántico, con encajes, colores neutros.... Y luego, en el primer o segundo sótano, toda la ropa de las Lolitas, góticas, maiden... para verlo.
Abajo foto de la calle más concurrida de Harajuku.

Después de tanta marcha, nos venía bien un poco de tranquilidad, así que fuimos al parque Yoyogui, concretamente al recinto de un templo que hay en el parque, el Meiji-jingu. Es el principal santuario budista de Tokyo, en memoria del emperador Meiji y la empreatriz Shoken, que murieron en 1912 y 1914 respectivamente. El jardín exterior, más que un jardín, es un bosque. Árboles altísimos, pasa poca luz, los cuervos graznando. Es muy bonito. Caminando se llega al templo. También vimos una boda, se nota que era domingo, y en todos lados cuecen habas.
Se pueden visitar los jardines interiores del templo por unos 500 yens. Cerca del templo está el museo del tesoro, que no pasamos a ver.
Foto debajo de la entrada a los jardines exteriores del templo desde Yoyogi.

Abajo foto de la entrada al templo, con el templo al fondo.
Un dato de los santuarios sintoistas: Si alguna vez veis que hay una cuerda atada a algo (árbol, piedra) es que hay un kami (espíritu-dios sintoísta) viviendo ahí. En este templo hay uno en un árbol enorme, alrededor del cual hay una valla en la que la gente cuenga sus deseos escritos en una tablilla de madera.

Luego, paseo de vuelta por el bosque, la mar de tranquilos, y a Yoyogi.
El parque de Yoyogi es muy popular, sobre todo los domingos, donde viene mucha gente a pasar el día. Por ejemplo, abajo hay una foto de una banda de "rockers" bailando, y comiendo y bebiendo tan felices. Se reunen en el parque los domingos.


Dió la casualidad de que se estaba celebrando un festival que abarcaba varias cosas, por lo que pude entender. Una de ellas era una feria de comida orgánica. Pero también había un concierto y pancartas de free Tibet. El caso es que estaba encantada, proque estaba todo lleno de hippies. Y puestos de ropa. Y de comida, no sabéis cómo olía todo de bien... Estuvo muy divertido, tuvimos la oportunidad de ver a un grupillo japonés rasta tocando, pero fuera del escenario.
Y eso fué todo. Bueno, volvimos a mi barrio preferido a comprar recuerdos y esas cosas. :P
MyFreeCopyright.com Registered & Protected