Tokyo Dia III

Sábado, 4 de Julio de 2009.

Hoy hemos ido a conocer un poco más a fondo nuestro barrio, empezando por las Oficinas del Gobierno Metropolitano, a las que ya vinimos ayer, pero que tienen un mirador el la planta 45 de sus dos torres que merece la pena. Subimos al mirador norte. Abajo una foto.


Aquí otra, con mi edificio favorito al fondo.

Luego hemos intentado ir a ver un museo que está en la planta 42 de un edificio de Shinjuku (El Museo Seiji Togo Bijitsukan) porque ahí tienen uno de los cuadros de la serie de Los Girasoles de Van Gogh, que me encanta. Y supuestamente la entrada era gratuita. Pero no, no lo es.
Por cierto, que no os llame la atención que haya un museo en la planta 42 de un edificio. Aquí todo está dentro de edificios de oficinas. Sin ir muy lejos, en el edificio de oficinas que hay justo al lado de nuestro hotel hay un Starbucks, dentro, en la planta baja. Pues así todo. Me alucina, es que esta ciudad es genial.

Luego cambiamos de barrio, cogiendo la todopoderosa linea Yamanote, de la JR. Destino: Shibuya. Es la típica foto que se ve de Tokyo, la del cruce en diagonal. Abajo una que tomé, aunque como es a nivel de calle no está tan bien como las que hay por internet tomadas desde edificios. Y eso que justo en el edificio que se ve en la foto hay un Starbucks que tiene también el segundo piso. Hubiera sido una buena excusa para ir, ¿verdad?
Shibuya es lo que promete. Muchísima gente, pero que mucha mucha, y tiendas y más tiendas. Me gustó mucho, aunque la mayoría de las tiendas tienen ropa, y aquí es bastante carilla. Si fueran cosas fuera de lo normal, como en Harayuku, pues te lo gastas. Pero Zara tengo en casa. Merece la pena ir a verlo. Y también vimos la famosa estatua del perro Hachiko, rodeada por decenas de personas. Os pongo otra foto de Shibuya.


Como nos daba tiempo, volvimos al centro de la cuidad a ver si esta vez conseguíamos entrar en los jardines del Palacio Imperial. Y esta vez sí. Es precioso.
Una de las cosas que más me llama la atención de Tokyo es que es una cuidada llena de contrastes muy marcados. Por ejemplo, acabábamos de venir de una zona repleta de gente, ruido y consumismo. Y ahora estábamos en pleno centro de la cuidad, pero no lo parecía. En este tipo de lugares se respira calma, es como otro mundo. Os pongo una foto de los jardines del palacio.

Esta de abajo es lo que quedó de uno de los edificios de Palacio del antiguo Edo después del incendio.

Y luego, para rematar el día, volvimos a uno de mis barrios favoritos a ver más tiendas, Akihabara. Os pongo una foto de unas chicas que estabn haciendo publicidad de algo. Y sí, llevan orejas de conejo, aunque no se les ve muy bien.
Hasta pronto!
MyFreeCopyright.com Registered & Protected